jueves, 22 de julio de 2010

Fando y Lis: ¡Qué bonito es un entierro!

Película: Fando y Lis (México, 1968)

Director: Alejandro Jodorowsky
Actores: Sergio Kleiner, Diana Mariscal, María Teresa Rivas

Crítica: Fando (Sergio Kleiner) y Lis (Diana Mariscal) son una pareja que anda en busca de la ciudad de Tar, en donde encontrarán un verdadero paraíso y donde todos sus deseos se harán realidad; pero el camino hacia esa ciudad mágica cambiará demasiado sus mentes y su forma de ser.
Alejandro Jodorowsky es un artista de casi todas las artes en las que tiene como base primordialmente el esoterismo y crear imágenes con un gran valor simbólico y surreal, y en su opera prima en largometraje (en los 50's hizo un cortometraje) demuestra con una polémica pero estupenda manera esos elementos adaptando la obra teatral de su entonces amigo Francisco Arrabal (con quien fundó el movimiento Pánico, que manifestaba el terror, la fantasía y la comedia en el arte) además que hace una buena señal que la época que se vivía entonces era de varios cambios históricos e ideológicos, y esto combinado con las tradiciones mexicanas y cierta influencia de el cine expresionista, las películas de Buñuel y Fellini da como resultado una película difícil de ver pero con un trasfondo de lo más interesante.


Las actuaciones de Sergio Kleiner y Diana Mariscal probablemente carezcan de naturalidad pero la película no pretende ser natural ni sincera, por lo que es adecuada desde movimientos muy extravagantes hasta un acento de lo más exagerado; pero esto fue un muy buen trabajo además de lo que sufrieron (Desde comer flores reales, golpizas, escenas sexuales, y un largo etcétera.).
La dirección de fotografía de Rafael Corkidi y Antonio Reynoso son del tono expresionista pues no usan un modelo clave de filmación, usando tomas abiertas, cerradas, close-ups agresivos, movimiento de cámara irregulares, lo que da junto con el contrastante blanco y negro un aspecto visual más que experimental.
La música de Pepe Ávila, Mario Lozua y Hector Morely acrecientan el lado retorcido de la cinta pero también toman algo del estilo mexicano para situar más el contexto, además que la canción "¡Qué bonito es un entierro!" es fantástica.
No es una película muy digerible y mucho menos para su época (En su primer proyección en Acapulco estuvieron a punto de lincharlo) pero analizándola y conociendo lo que nos atenemos con Jodorowsky es un excelente filme experimental de los que sucedieron a finales de los 60's en México y el mundo.

Calificación:

3 comentarios:

Bruja dijo...

Termine mareada despues de ver la pelicula y más confundida. Una cinta dificil de ver, muy surrealista, con claras señales esotéricas y criticas acerrimas a la religión judeocristiana. Si no estoy tan errada, existe un libro donde explica las escenas de la pelicula, aunque ya no recuerdo el titulo, me hare la tarea de buscarlo.

Dave dijo...

Las veces que he tenido oportunidad de verla, me es difícil describirla y entenderla, por lo que te felicito por darle forma y critica para ir desmenuzando, lo que este loco sagrado nos quiere transmitir, por mas que intente, no se si podre captar todo lo que representa, pero me da gusto que tenga que volver a verla para darme cuenta

Gerardo dijo...

Muchas gracias Bruja y Dave, que bueno que les haya gustado la crítica. Las críticas me gusta analizar demasiado los detalles y al final dividir en los distintos aspectos: Dirección y guión, actuaciones, fotografía, música, algun otro elemento destacable y asi ayudarme a darle alguna calificación. Al final en esta cinta creo que importa mucho la interpretación que tu le des.

Un saludo y gracias por seguir al blog.