martes, 20 de abril de 2010

Las Señoritas de Wilko: Mujeres al borde de un ataque de celos.


Película: Las Señoritas de Wilko (Panny z Wilka, Polonia-Francia, 1979)

Director: Andrzej Wajda
Actores: Daniel Olbrychski, Christine Pascal, Anna Seniuk, Maja Komorowska, Stanislawa Celinska, Krystyna Zachwatowicz.

Crítica: Es una excelente película en la que se hace una interesante reflexión acerca del ser de la mujer.
Wiktor Ruben (Daniel Olbrychski) pasa como receta médica para reponerse de la muerte de un amigo, vacaciones al pueblito de Wilko, donde antes vivía con sus tíos (Bialoszczynski y Zofia Jaroszewska) y donde también unas vecinas estaban enamoradas de él. Pero como al volver han pasado 15 años la vida de todo el pueblo de Wilko ha cambiado, pero el amor de las señoras y señoritas de Wilko hacia Wiktor se despertará de una larga hibernación.
El director polaco Andrzej Wajda crea por medio de un guión de Zbigniew Kaminski basado en un cuento de Jaroslaw Iwaszkiewicz, una cinta “bonita” en el plano narrativo y técnico analizando el amor en sus diversos aspectos así como las características de las mujeres, reflejadas en cada una de las señoritas de Wilko: mujeres rebeldes, tímidas, feas, bonitas, felices, enojonas, con diversos intereses; pero que se reducen todas a la búsqueda de alguien con quien pasar su vida. Además Wajda plasma la cinta con buenas actuaciones en un contexto más que precioso que generalmente se asocia a un filme europeo (hermosos paisajes, historia de época y de amor, pero con un buen guión).


Las actuaciones son excelentes y ninguna podría superar a las otras: Daniel Olbrychski, además de que quizá muchos podríamos envidiarlo por el pegue que se carga en la cinta, realiza un personaje con diversos matices sin llegar al cliché, al igual que Christine Pascal, Anna Seniuk, Maja Komorowska, Stanislawa Celinska y Krystyna Zachwatowicz que convencen, algunas divierten, algunas dan miedo y otras pena, pero interpretan muy bien a sus papeles; Tadeusz Bialoszczynski y Zofia Jaroszewska como los tíos de Wiktor realizan una corta pero buena actuación.
La música, una canción de Karol Szymanowski (que no esta acreditada en la cinta, o al menos no en IMDb) es una pieza interesante orquestada que plasma sonoramente la confusión en el personaje; algunos dirán que es repetitiva y si lo es pero es efectiva.
La fotografía de Edward Klosinski es lo mejor de la cinta, ya que crea un aspecto visual envidiable por medio de tomas bien hechas, hermosos paisajes y un color sepia que hace lucir al diseño de producción de Allan Starski y al vestuario de Wieslawa Starska que nos transporta a la época (situada entre los 50’s y 60’s).
Es una película que recomiendo para pasar un día muy agradable.

Calificación:

2 comentarios:

Brian dijo...

Una película con bonitos paisajes y para pasar un día agradable. Esa es la sensación que me quedó con Un Paseo por las Nubes. Hay películas que merecen ser vistas en un lindo día.

Saludos...

Gerardo dijo...

Gracias por tu comentario Brian. Pues si, definitivamente hay dias que es mejor ver una película que otra. O antes debes prepararte anímicamente para verla, como una de terror o una que llevas mucho esperando.
A mi me gusta ver películas por la mañana ya que mi estado animico esta aun en estado neutro, jajaja. Un saludo