viernes, 18 de diciembre de 2009

Avatar: James Cameron, welcome back!


Película: AVATAR (EUA-Reino Unido, 2009)
Director: James Cameron
Actores: Sam Worthington, Zoe Saldana, Sigourney Weaver, Stephen Lang, Michelle Rodriguez, CCH Pounder.

Crítica: Al inicio de esta película, seguía con la duda si James Cameron cumpliría lo que había dicho durante muchos años sobre esta película, y si su regreso sería honroso después de sus 12 años desde Titanic (aunque estuvo un tiempo realizando documentales), y déjenme decirles que James Cameron cumplió y confirma que la espera valió la pena.

La historia de Avatar se sitúa en un futuro lejano narra las vivencias de Jake Sully, un marine inválido que es seleccionado para sustituir a su difunto hermano a cumplir una misión en Pandora; una luna de un planeta llamado Polythemis; Jake tendrá que infiltrarse en los nativos de Pandora llamados Na´vi y convencerlos de mudarse a otro lugar, pues la región donde viven esta llena de una roca que vale millones de dólares. Para lograr convencerlos Jake tendrá que convertirse en un Na´vi por medio de un avatar, un ser con ADN tanto humano como Na´vi, y que los seres humanos pueden controlarlo con la mente por medio de alta tecnología. Estando en Pandora Jake sufrirá el dilema de apoyar a esta raza inocente o a su raza infestada de avaricia.





Quizá la historia no resulte del todo novedosa, pero James Cameron, quien además de dirigirla y producirla (junto con Jon Landau) es el guionista logra que nos la creamos y no solo eso, sino nos adentra con la gran tecnología a la historia. Para mucho bien, Cameron se aleja del estilo de Titanic (película sumamente sobrevalorada), tomando lo bueno de ella y uniéndolo con el dilema de la tecnología (hablando de la historia) y lo visual de cintas como Aliens o Terminator. Cameron logró un equilibrio perfecto entre imagen, sonido e historia, de lo cual directores como Roland Emmerich o George Lucas no han logrado totalmente. La cinta tiene un gran mensaje ecológico y ético sin remarcarlo ni alejando a la historia. Lo único que pudo haber hecho Cameron para lograr un resultado perfecto era la caracterización total de los personajes, que no logró transmitirnos todos los sentimientos de los actores más que de cuatro personajes, que aunque son los principales, para lograr una perfecta película es necesario que se muestre a los personajes que rodean al protagonista totalmente y que superproducciones como El Señor de los Anillos o Batman: El Caballero de la Noche sí lograron mostrar; he ahí el pequeño detalle en esta gran obra.

Las actuaciones principales son buenas, pero muchos personajes; como dije antes, al no ser del todo tratados en el guión, no logran dar lo que pudieron dar. Aunque lo que es cierto es que Sam Worthington, Zoe Saldana, Sigourney Weaver y Stephen Lang nos brindan una gran actuación: Worthington nos confirma que esta en vías de convertirse en uno de los más importantes actores de los últimos tiempos, Saldana hace muy bien su papel y es de destacar su hablar Na´vi, Weaver un personaje duro pero de corazón, todo lo contrario al interpretado por Lang que crea muy bien sin llegar al cliché al villano.




La música de James Horner; quien ha musicalizado varias exitosas superproducciones; también es una gran pieza en esta obra, brindándonos una gran banda sonora que contribuye a crear el ambiente nativo y místico de Pandora y al ambiente tecnológico y malvado de la futura raza humana (o la actual, o la de siempre), me recuerda un poco a la banda sonora de La Misión del gran Ennio Morricone.

Comúnmente aquí hablo de la dirección de fotografía, pero aquí la utilizare para hablar de la gran mezcla visual lograda por la fotografía de Mauro Fiore, el diseño de producción de Rick Carter y Robert Stromberg y los efectos y animación conformados por cientos de personas, a quienes debemos agradecer por la gran experiencia visual que se vive en la cinta, lograr transportarnos a la historia es grande y con y sin el 3 D logran crear escenarios y personajes creados por computadora a través del performance caption totalmente realistas, por un momento pensando que fue filmada realmente en Pandora y con actores reales. Fue sumamente bien aprovechado el exorbitante presupuesto (no se ha revelado con exactitud la cantidad total pero oscila entre los 230 millones de dólares y los 500 millones), dando el alivio de que la película más cara de la historia (hasta ahora) es de gran calidad.

Señoras y señores, si en 2001: Odisea en El Espacio el Cine y la Tecnología habían logrado tener más que una relación amistosa, en 2009, con Avatar, la Tecnología y el Cine se han casado con testigos al público y una ceremonia realizada por James Cameron. Avatar es una gran experiencia y de lo mejor del casi extinto 2009. Me alegra decir: James Cameron, welcome back!

Calificación:


2 comentarios:

Rafa Salas dijo...

Antes de ayer tuve el placer de ver Avatar en una amplia sala de cine repleta de espectadores palomiteros jajaja.
Y bueno no es muy de mi agrado que todo el publico esté constantemente comiendo y haciendo ruido con bolsas de patatas y latas de cocacola, de echo estoy más acostumbrado a estar solito viendo otro cine no tan comercial y espectacular, pero vamos eso no viene al caso...
Avatar es una superproduccion y al parecer la más cara de la historia según me han informado, se trata de una cinta altamente espectacular como dije anteriormente pero con una nueva tecnologia que estoy seguro que a muchos ha sorprendido.
Personalmente me incluyo en este grupo de publico que le ha parecido muy real y verdaderamente muy bien echa, aunque ya esté acostumbrado a este tipo de cine realizado la mayor parte de veces a ordenador puro y duro, pero deberia tambien darle mi punto positivo a la fotografia, y he de reconocer que me ha fascinado pandora y sus bosques tan bellos, además de tener un buen argumento y una bonita historia de amor con una notable critica.

En definitiva ha merecido la pena gastarse 250 millones de dolares jaja

Gerardo dijo...

Gracias Rafa por tu comentario, tienes toda la razon en lo que dices.
Un saludo y gracias por unirte también como seguidor.