lunes, 20 de febrero de 2012

El Juego de la Fortuna: Tratando de romper los esquemas.

Película: El Juego de la Fortuna (Moneyball, EUA, 2011)
Director: Bennet Miller.
Actores: Brad Pitt, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman, Kerris Dorsey, Chris Pratt, Stephen Bishop.


-CRÍTICA CONTIENE SPOILERS-

Crítica: Esta película seudodeportiva sobre romper paradigmas al menos no los rompe en el género.
La cinta nos cuenta la historia de Billy Beane (Brad Pitt), gerente general del equipo de béisbol Oakland A's, un equipo que a principios del nuevo milenio estaba en el total fracaso, muy posiblemente por el presupuesto con el que contaba el equipo. Billy buscaba la forma en conseguir más presupuesto para el equipo en pro de conseguir mejores resultados, pero con la ayuda del económico Peter Brand (Jonah Hill) encontrará en las estadísticas un equipo con buenos jugadores sin gastar mucho en transferencias. Beane y Brand arman un gran equipo, sin embargo la negativa de esta forma de pronosticar resultados de parte de los directivos y el entrenador impedirán que los A's consigan el resultado previsto.

Bennet Miller, director de la aclamada Capote (2005) toma el control de esta cinta después que Steven Soderbergh rechazara dirigirla años atrás y nos ofrece una cinta entretenida, con una muy buena conjunción de los aspectos técnicos y narrativos y dando en general un resultado correcto, sin embargo creo que el problema de la cinta surge del guión adaptado de la novela Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game de Michael Lewis escrito por Aaron Sorkin, a mi parecer un guionista sobrevalorado pues después de escribir el guión de La Red Social me doy cuenta que sus guiones son muy estadounidenses impidiendo que sus resultados sean los mismos en Estados Unidos que en otros países, pues aunque es menos rebuscado que el guión que hizo para Fincher, no encuentro un producto sobresaliente más allá de la correcta reflexión del rompimiento de paradigmas, siento que hay un factor que falta en los guiones de Sorkin para que tengan la misma validez espacial en todo el mundo. Esto es el principal impedimento para que Miller pudiese haber realizado una película más inspiradora y aleccionadora que se queda en términos correctos pero no trascendentales en el género de cine de deportes.



Las actuaciones más destacables principalmente por que los demás personajes son meramente incidentales son las de Brad Pitt y Jonah Hill, que nos regalan estupendas interpretaciones, aunque en el caso de Pitt no sea de sus más notables ni siquiera en 2011 (se merecería más reconocimiento por El Árbol de la Vida). Ambos transmiten una buena camaradería en la pantalla y que logran explotar lo mejor que pueden sus papeles muy contrarios entre sí: Un Pitt emotivo, ambicioso y activo, y un Hill muy reservado pero con grandes ideas. El que pudo haber dado más fue Seymor Hoffman, inclusive más sabiendo que Miller le hizo ganador de grandes premios por Capote.

La fotografía del maestro Wally Pfister no es uno de sus mejores trabajos pero logra por su paleta de colores verdosos y tomas muy formales darle ese aspecto de documental y de evento deportivo a la cinta que es como dice el título latinoamericano, un juego por la fortuna. La fotografía de Pfister tiene muy buena conexión con la edición de Christopher Tellefsen, desarrollando escenas con un buen ritmo entre lo mostrado y lo narrado.

La música de Mychael Danna es muy estadounidense pero nada destacable de ésta banda sonora más que la canción The Show que interpreta Kerris Dorsey (hija de Pitt en la cinta), lo demás sólo sirve de fondo inspiracional para algunas escenas.

Estamos ante un producto correcto pero fácilmente olvidable que puede ser complemento de muchas clases de Adminisración, una película muy bien desarrollada, que no logra desarrollarse como pudo haberse hecho.

Calificación:

1 comentario:

Victor Morales dijo...

Desde luego es una cinta algo floja, incluso algo aburrida. El guión prometía mucho mas al ser de Aaron Sorkin y Steve Zaillian, y es que el primero hizo un extraordinario trabajo en "The Social Network", y el segundo a escrito guiones de cintas como "Schindler's List", con eso no hay por que explicar lo elevado de las expectativas.

Miller por su parte no consigue superar su trabajo en "Capote".

Es injusto que finalmente obtuviera la nominación al Oscar a mejor película por sobre cintas mucho mejores como "The Girl with the Dragon Tattoo".

Saludos.